lunes, 8 de octubre de 2018

¿Por qué la Educación Física no es una asignatura “maría”?


Desde que la Educación Física, tan mal llamada Gimnasia,  se  convirtió en materia obligatoria con la Ley General de Educación del año 1970 , no ha dejado de estar caracterizada por tener un estatus inferior a otras asignaturas, y donde los alumnos parece que únicamente “se desfogan o pasan el rato”. Esta falsa creencia quizás se deba,  a que la Educación Física como ciencia, es más reciente que otras o quizás porque se relaciona con el ocio o el tiempo libre.
La realidad es otra, nuestra asignatura incluye la palabra “Educación” debido a que adiestra lo que otras materias no hacen, se ocupa de “educar el cuerpo”, el vehículo con el que nos comunicamos con nuestro mundo, que sirve para movernos y que nos acompañará toda la vida.
La Educación Física, es en la actualidad una materia, donde el cuerpo y el movimiento son ejes centrales, vital para integrarnos en nuestra sociedad y que se ocupa de temas muy significativos: desde la Salud, el respeto a las reglas o las cualidades físicas hasta el esquema corporal, la coordinación o la representación del deporte en el patrimonio cultural de cada comunidad española.

Sin duda,  se trata de una asignatura única por sus características y metodologías innovadoras porque:


Rompe con la rutina de la clase ordinaria, donde niños y niñas con enormes necesidades de moverse y desarrollar su cuerpo deben permanecer sentados la mayor parte del tiempo.

Se trata de una asignatura que ayuda a la relación social y a la desinhibición de nuestros alumnos, el juego es social y en Educación Física lo hacemos continuamente.

Posee un enorme potencial para trabajar los “valores individuales propios del deporte”, como el esfuerzo, la superación, la disciplina o la tolerancia a la frustración.

A su vez, trata de manera práctica rutinas diarias y valores sociales como, el respeto a los compañeros, a las reglas y la cooperación entre iguales.

Los alumnos deben pensar mucho más rápido que en otras materias y ante multitud de estímulos: en una misma actividad, pueden cooperar, oponerse o realizar ambas acciones al mismo tiempo. Esto desarrolla el proceso de toma de decisiones de nuestros alumnos y la creación de estrategias que son aplicables al resto de materias.

Cuenta con una capacidad innata para tratar problemáticas globales como el abuso, la  igualdad de sexos, la anorexia o la sensibilización ambiental.

Tiene una posición privilegiada para informar y ayudar a los alumnos durante la adolescencia, y no sólo en lo referente a entender su cuerpo, también en cuanto a sus sentimientos.

Y finalmente, es la asignatura que más claramente lucha contra el sedentarismo y la obesidad infantil, siendo la única actividad física de algunos alumnos en toda la semana.

La lista de argumentos es interminable. Además las otras ciencias “más populares” defienden que cuando nos movemos, tanto en nuestro cuerpo como en nuestro cerebro suceden cambios fisiológicos y neurológicos maravillosos.  Así pues, todos los maestros y profesores del centro os invitamos a correr, a saltar, a probar vuestros sentidos,  vuestro equilibrio o vuestra resistencia, pero sobre todo os invitamos a no dejar de jugar.

No hay comentarios: