sábado, 6 de febrero de 2016

LOS AÑOS BISIESTOS

Año bisiesto es un expresión que deriva del latín bis sextus ante calendas martii que significa sexto día antes del mes de marzo repetido y que correspondía a un día intercalado entre el 23 y el 24 de febrero por Julio César. En el calendario gregoriano, hecho por el papa Gregorio XIII, este día se colocó  al final del mes, el 29 de febrero.

Este día se añade para corregir el desfase que existe entre la duración del año trópico: 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45´25 segundos y el año calendario de 365 días. Esto requiere que cada cuatro años se corrija el año calendario por una acumulación de un cuarto de día por año, lo que equivale a un día extra.

La regla para saber si un año es bisiesto es la siguiente:
Un año es bisiesto si es divisible por cuatro, pero no lo es si ese año es divisible por 100, a menos que sea divisible por 400.
Parece un trabalenguas, pero vamos a verlo con ejemplos:
2016:4 = 504
Estamos en año bisiesto
 
1700:4 = 425
1700:100 = 17
1700:400 = 425´5
No fue año bisiesto
 
HISTORIA DE LOS AÑOS BISIESTOS
Transcurría el año 49 a.C. cuando Julio César llegó a Egipto. Hasta entonces el calendario romano tenía muchos desfases debido a su imprecisión. Julio encontró un excelente calendario en tierras de la reina Cleopatra y encargó a Sosígenes de Alejandría, matemático. astrónomo y filósofo, la tarea de desarrollar un nuevo calendario más exacto. Así pues Sosígenes creó el calendario que ahora conocemos de 365 días y un día extra cada cuatro años.
La compensación de los atrasos acumulados hasta entonces el calendario romano, obligó a que el año 46 a. C. se convirtiera en el año más largo de la historia, con 445 días de duración para compensar y partir de nuevo de cero. A este año inusual se le llamó año Juliano o año de la confusión.
 

BLOGUERO DE 5º: SERGIO B.



No hay comentarios: